Josefina Vigo y sus quince años en el automovilismo

En esta nueva entrevista en profundidad de Mujeres Fierreras, hacemos un recorrido por la trayectoria deportiva de la piloto olavarriense: sus inicios en el karting, el campeonato logrado en 2011, el recordado paso victorioso por el GT2000 y el presente dentro del Top Race Series. Todo, en esta nota.

LOS INICIOS EN EL KARTING Y EL PRIMER TÍTULO

¿Cómo surgió tu deseo de empezar en el karting?

– Cuando tenía seis años, iba con mi viejo a cronometrar carreras de karting que se hacían en Olavarría. En ese momento, en la categoría Pre-Junior, corría una chica. Al ver que una mujer lo hacía, me animé a decirle a mi viejo que quería ver cómo era. Ese año, un amigo de él me prestó el kart de su hijo en una carrera para dar una vuelta, en circuito de tierra. Me subí y me encantó… En un día de ese verano, mi papá nos alquiló un kart a mí y a mi hermano para ir a girar al autódromo. Tuve la suerte de que a mi hermano no le gustó y fui la candidata para seguir corriendo.

¿Podría decirse que esa piloto fue tu gran motivación para iniciarte en el automovilismo?

– Se podría decir que sí: verla correr me hizo entender que se podía compartir el deporte con los hombres, asique fue una motivación. La chica era Melisa Sequi, que corrió un par de años más y luego dejó de hacerlo para abocarse a otras cosas.

Metiéndonos ya en tus inicios deportivos, ¿empezaste directamente en el Karting del Atlántico o hubo algún paso previo por otro campeonato?

– No, comencé en la categoría Escuela del Karting de Olavarría, que se corría en una parte del autódromo de acá, con chicanas incorporadas. Al año siguiente pasé a la Pre-Junior, donde terminé quinta, y después competí otro año más y salí subcampeona, pero ya esa temporada la hice en conjunto con el Karting del Atlántico.

Bueno, después te fuiste afianzando dentro del Karting del Atlántico y, tras varias temporadas ahí, llegó tu primer título en el automovilismo… Contanos cómo se dio ese desenlace tardío del campeonato 2011 de la Sudam.

– Fue complicado. Yo venía de ser subcampeona el año anterior, en la Sudam. Había peleado el campeonato con Kevin Baigorria y Marcos Siebert. Al año siguiente, Kevin no corre y queda el campeonato como para que lo peleemos Marcos y yo. Fue una temporada problemática, por la cantidad de roces que tuvimos en pista a lo largo del año y por diferentes situaciones que me tocaron vivir a mí que fueron complicando todo. Los dos llegamos a la última fecha con chances de salir campeones y en pista terminó lográndolo él, incluso llegó a festejar en el kartódromo. Yo acepté el subcampeonato porque era lo que había logrado.

Cuando llegamos a la técnica, nos informaron que el motor de Marcos estaba fuera de reglamento y deciden excluirlo. El concurrente de Marcos apeló a la exclusión, aunque no hubiera posibilidades de volver a hacer la revisión. Se hizo la prueba de vacío y se verificó que había sido precisa. El Comisario Deportivo, en lugar de obrar de la manera que lo debería haber hecho, aceptó la apelación y decide dilatar la definición para volver a hacer la revisión, la cual nunca entendimos por qué se decidió hacer. Pasó una semana, se juntaron en la Federación y esperamos el llamado para que nos confirmen la definición, pero nos dijeron que no hubo una determinación y que debíamos esperar al martes siguiente.

Así estuvimos hasta que pasamos las fiestas y, en los primeros días de enero, nos avisaron que se iban a juntar para definir el campeonato. A todo esto, ya sabíamos cómo teníamos que actuar en caso de que no nos dieran el campeonato: habíamos hablado con fiscalizadores de mayor rango que los de la Federación, porque nos dimos cuenta de que esto iba más allá de una dilatación por dudas, sino más bien una tomada de pelos. Hasta que el 6 de enero, creo, nos llamaron para decirnos que éramos campeones. Nos opacaron un poco el título, pero nadie me quita el haber ganado el campeonato de la categoría.

SALTO AL AUTOMOVILISMO GRANDE: LA ETAPA EN EL GT2000

A pesar de salir o no campeona, ¿ya tenías la decisión tomada sobre tu continuidad en el automovilismo y el salto al GT2000?

– Sinceramente, había probado el GT2000 y ya estaba más o menos tomada la decisión de debutar en la categoría. Obviamente, sabíamos que el ser campeona aumentaba las posibilidades de correr en un auto con techo. Cuando gané el título tenía 17 años y creíamos que, por toda la experiencia que teníamos en karting, era el momento para dar el salto.

¿Por qué elegiste la categoría y cómo fuiste recibida durante ese primer año?

La verdad es que queríamos hacer una categoría del estilo fórmula como para pegar un salto intermedio. Pero no hice ni Fórmula 4 ni Fórmula Metropolitana porque tenía una muy mala experiencia arriba de un Metropolitana. La primera vez que probé uno, a los 15 años, me había quedado una sensación mala: como era muy chica de contextura, sentía que me pegaba demasiado fuerte el viento y quizás el auto que probé en ese momento no ayudó a que la experiencia me fuera más agradable.

Por eso me quedó una sensación muy fea de un fórmula y, al momento de elegir una categoría intermedia entre el karting y un auto techado, vimos que el GT2000 era un auto con mucha potencia, incluso más que el fórmula, que tenía techo y que no iba a tener el mismo problema que en el monoplaza. Igualmente, que quede claro que no le tengo miedo al fórmula (risas). Después de eso, ya cuando corría en GT2000, tuve la posibilidad de ser parte de una Prueba Comunitaria de la Fórmula 4 y ahí sí me gustó muchísimo. Incluso logré muy buenos registros, pero nunca se dio la posibilidad de correr ahí porque estaba andando cada vez mejor en el GT2000.

Si bien durante los dos años siguientes subiste al podio en tres oportunidades, el punto más alto en la categoría lo tuviste aquel 25 de mayo de 2015, cuando ganaste por primera vez, en La Plata. ¿Qué recuerdos tenés de ese día histórico?

La verdad que fue re lindo. El 28 de mayo es el cumpleaños de mi papá y yendo para La Plata le había dicho que el regalo se lo iba a dar por adelantado porque iba a ganar esa carrera. Sinceramente, fui muy confiada ese fin de semana: sabíamos que contábamos con un gran auto y que teníamos grandes posibilidades de poder ganar. Veníamos de estar cerca en ocasiones anteriores y, por una u otra razón, no se nos había dado. Pero ese finde salió todo redondo: clasifiqué primera y punteé de principio a fin en la final. Tengo los mejores recuerdos de ese gran día, donde pudimos ganar y demostrar el nivel que teníamos. La verdad que fue algo muy lindo poder ganar y subir al podio en La Plata. Sinceramente, me pone muy contenta haber logrado eso.

A nivel periodístico, ¿creés que se le dio a tu victoria la valoración que merecía?

– La verdad que no sé. Obviamente, en los medios que frecuentemente publican sobre mi carrera y demás, sí tuvo bastante repercusión. El tema es que el GT2000 por ahí no era una categoría que tenga demasiada difusión. El hecho de que en ese momento ya no compartíamos escenario con el TC Mouras también quitó un poco de protagonismo porque, si hubiera salido en una televisación nacional, hubiese sido mayor la repercusión. Pero, lo que en ese momento tenía de difusión la categoría, se dio la importancia que correspondía. Hoy por hoy, muchas personas saben que yo llegué a ganar en el GT2000 y por algo lo saben: creo que la difusión llegó.

En lo personal, y dejando a un lado la cantidad de carreras que te llevó cada resultado, ¿se te hizo más larga la llegada de la primera victoria o del primer podio?

El primer podio en GT2000 se dio al poco tiempo y quizás no esperábamos que llegue tan rápido. La victoria se nos demoró porque no competíamos de igual a igual con ellos. Los primeros años míos en GT2000 fueron complicados porque no contábamos con los mismos elementos. Hoy por hoy, la categoría tiene varias clases y eso ayuda a que quizás sea más fácil conseguir los resultados. En ese momento, yo competía con lo que hoy es un GT2 pero a la misma altura que un GT1, y la diferencia se notaba y mucho. Por eso creo yo que, haber llegado al podio en el momento que llegamos, fue muy meritorio. Y, obviamente, el día que tuvimos los elementos para competir de igual a igual con ellos logramos la victoria bastante rápido.

LOS AÑOS EN EL TOP RACE SERIES Y SU ACTUALIDAD

A mediados de la temporada 2015 recibiste la propuesta para sumarte al Top Race Series y así lo hiciste… ¿Cómo se fue gestando tu traspaso de categoría?

– Sí, justo el mismo día en que logramos el triunfo en GT2000 fue cuando recibimos la propuesta de incorporarnos a la Copa Damas del Top Race Series. La verdad que fue una oportunidad única que nos dio Alejandro Urtubey de poder juntarnos en una categoría para poder competir. Fue muy de repente todo sinceramente. Nos llamaron un día diciéndonos que nuestro auto estaba yendo a Paraná para que corramos ahí, y nosotros no estábamos enterados (risas). Eso fue un miércoles y con mi familia ni lo dudamos y allá fuimos. Así fue que empezamos a correr en el Series.

Tu primera victoria en la Copa Damas en ese mismo 2015, ¿es considerada como tu mejor carrera en el Top Race Series o pondrías a otra en su lugar?

Creo que hemos tenido carreras mejores. Sin ir más lejos, en 2019 veníamos haciendo grandes carreras, en los primeros puestos… Muchas veces nos pasó que no pudimos concretar los resultados. En mi segundo año dentro de la categoría, veníamos haciendo una gran carrera hasta que sufrimos un accidente muy grave que nos imposibilitó llegar al final. Sinceramente, creo que nos ha faltado un poco de suerte: siempre que hemos tenido los medios para lograr un buen resultado, nos complicó algún factor. No es una categoría fácil y se necesitan dar muchas condiciones para poder estar bien adelante.

¿Qué opiniones tenés sobre la existencia de la Copa Damas en la divisional? ¿Fue un paso adelante?

– Desde mi lado opino que sí, que fue una buena iniciativa, más allá de que muy criticada por el tema de los reglamentos y demás. Hubo un solo año en el que se corrió con un reglamento distinto al resto de la categoría, pero desde la temporada siguiente fue de igual a igual. Yo no arranqué desde el principio, sino que lo hice desde mitad de año, pero creo que fue una gran iniciativa.

Hubiese estado bueno que hubiese más mujeres para que sea más concurrido, pero era una gran oportunidad para medirse tanto con los pilotos del Series como con las mujeres de distintos lugares. La iniciativa fue buena. Nos ayudó mucho a estar en la categoría en ese momento y, en mi caso, a permanecer en los años siguientes. Después de que finalizó la Copa Damas, pude seguir corriendo y es un camino que me abrió gracias a eso.

¿Cómo ves al Top Race hoy por hoy y qué te gustaría que se cambie para el futuro cercano?

– Este año, el arranque de la categoría fue difícil. No hubo gran cantidad de autos como en el cierre del año pasado. Creo que la situación económica del país no ayuda a que la categoría crezca. No creo que haya que cambiar nada, simplemente me parece que si hoy no pasa por una buena situación es más por lo que sucede en el país.

¿Está la chance de que compitas en otra categoría nacional?

– Hoy por hoy, no tengo otra categoría en la mira. Estamos apuntando a poder volver al Top Race cuando todo se normalice y, sino, obviamente veremos qué se puede hacer para no quedarnos parados. Hoy, sinceramente la parte económica no está de mi lado y no sabemos si este año vamos a poder volver o no. Estamos a la espera de qué pasa con toda esta situación y ver cómo continuamos.

Cuando dejes de competir… ¿Cómo sería tu vida sin el automovilismo?

La verdad que yo ya tengo una vida a la par de ser piloto. No me dedico pura y exclusivamente el automovilismo. Lo hago porque amo correr, y gracias a Dios hoy tengo la posibilidad de seguir haciéndolo. Hace dos años que tengo el título de Ingeniera Industrial y es a lo que me dedico hoy por hoy. Calculo que seguiré yendo a las carreras cuando yo no pueda correr más, seguiré apoyando a quien sea en el automovilismo y, si es alguien cercano, mejor. Pero me dedicaré a mi profesión y a lo que decidí estudiar, que por algo lo hice y es en lo que amo trabajar. Ese es mi futuro digamos.

Y más allá de tu vida laboral, ¿hay algún proyecto deportivo en carpeta para el futuro?

No, por ahora no es algo que tenga en mente. Me gusta correr y sin dudas que, si tuviera tiempo, sería una gran idea y me encantaría hacer algo. Pero el trabajo me lo impide. Apenas me permite ser piloto, menos voy a poder gestionar un equipo. Se necesita mucha dedicación para eso y hoy no cuento con el tiempo para poder hacerlo.

La última: ¿de qué manera te describirías como piloto y como persona?

– Creo que en los dos aspectos soy una persona que no se rinde fácil, que es muy perseverante. Como piloto, soy de los que hacen caso y que siempre tienen ganas de progresar. No soy de porfiar cuando me dicen que algo hice mal, sino que recibo y pongo en práctica los consejos que me ayudan.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *