Irlanda Ceballos: ejemplo de superación personal arriba de un cuatriciclo

La exhaustiva búsqueda de pilotos femeninas a lo largo y ancho del país por parte de Mujeres Fierreras llevó al descubrimiento de una jovencita con una linda historia por contar pese a sus apenas diez años de edad. Se trata de Irlanda Ceballos, quien se adentró en el mundo de los quads por “culpa” de un problema de salud y hoy continúa sumando experiencias y logros, ya que es la actual tricampeona cordobesa en Mini Quads. Sin más preámbulos, te invito a conocerla…

Irlanda Ceballos posee un problema de salud de esos que pueden llevarte a la rendición o a buscar la superación personal. Su camino, por supuesto, fue el segundo… “Irlanda tiene un foramen oval (malformación de su corazón) que acarreó desde que estaba en la panza. Desde muy pequeña es controlada por su cardiólogo y pediatra y, a medida que ella va creciendo, existe el riesgo de que pueda aumentar de tamaño e impedir su desarrollo o, bien, que traiga otros inconvenientes respiratorios. En ese entonces, había que controlar y esperar la evolución natural de su organismo, ya que no era necesaria una cirugía inmediata”, explica Soraya Barceló, la mamá de la tricampeona cordobesa.

Paradójicamente, una situación cardíaca que podría dilapidar todo intento por practicar deporte fue la “culpable” de que la siquimanense empezara a andar en cuatriciclo. “Al hacer deportes y mantener una vida saludable, apostábamos junto al médico a que se minimizara el tamaño del foramen. Mi esposo (Gastón), aficionado a las motos y los motores en general, le regaló su primer cuatriciclo cuando tenía apenas dos años. Una vez que subió, supimos que tenía facilidad para conducirlo. Lo fue haciendo cada vez con más entusiasmo y ya luego nos animamos a anotarla en el campeonato de enduro provincial”, continúa Soraya, haciendo alusión a la llegada de Irlanda al mundo de la competición.

Eso fue en el 2017 y, desde entonces, el nivel de Ceballos fue mejorando cada año. Pero, a pesar del andar deportivo, había que ser cautos con respecto a lo biológico. “Íbamos viendo que le costaba mucho mantener la respiración para cada carrera y que terminaba más agotada que sus compañeros. Eran circuitos bastantes complejos y ya le habíamos cambiado el cuatriciclo por uno de mayor cilindrada, asique la exigencia física aumentaba cada vez que salía campeona y subía de categoría. Ayudó mucho el hecho de practicar tela dos veces por semana, para que su capacidad torácica aumentara un poco. No es fácil hacer enduro en la montaña y para ella era un poco más difícil por la parte respiratoria”, añade la compañera más fiel que tiene la jovencita cordobesa.

Con el apoyo constante de sus padres como base, la talentosa tricampeona continúa su evolución deportiva a la espera de la cirugía que le permitirá seguir haciendo historia en el enduro de Córdoba. “Gracias a Dios, su salud se mantiene bien. Este deporte significó una gran motivación en la vida de mi hija y en la nuestra, ya que sirve para demostrar que sí se puede, a pesar de que el problema no esté resuelto aún. Próximamente sí se necesitará la cirugía para cerrar esta apertura de su corazón (foramen), antes de que Irlanda avance en su desarrollo. La apoyamos en cada momento e, incluso, este último verano tuvo su primer desafío en la arena, que también fue algo muy hermoso”, concluye Soraya.

Ahora es el momento de escuchar (o leer) las apreciaciones de la verdadera protagonista de esta historia de superación: Irlanda Ceballos, quien, por cierto, recuerda con bastante exactitud su debut deportivo. “Mi primera carrera fue en San Marcos Sierras. Recuerdo que estaba muy nerviosa por ser la única participante nena. También me acuerdo que se me cansaba el dedo de tanto acelerar y que tenía miedo cuando iba por las rocas grandes”. ¿Y cómo lleva el tema de su salud? “En cuanto a mi salud, siento que me canso más con respecto a otros nenes: mi sistema de respiración es más acelerado quizás, pero igual le pongo muchas ganas y pienso que puedo ganar”, inicia.

Además de los tres campeonatos ganados en los Mini Quads del Campeonato Provincial Cordobés de Enduro, Irlanda ostenta también una participación en la carrera más taquillera de las playas argentinas: el Enduro del Verano, en la edición 2020. “Ser parte del EDV fue una de las mejores experiencias de mi vida. Correr por primera vez, en en un evento tan importante a nivel mundial y nacional… Fue algo único. Me encantó correr en la arena y con tribunas tan llenas de gente”. La invitación llegó por parte de una persona muy especial en la vida de Ceballos: Sebastián Molina. “Es uno de los mejores corredores de quads de nuestro país y para mí es todo un orgullo que sea mi padrino deportivo”.

Ese primer periplo en la arena también fue vivido con mucha intensidad por parte de su mamá, contenta también por la unión Sebastián Molina-Irlanda Ceballos: “Haber sido invitada por Sebastián, que es uno de los mejores pilotos de quads de Argentina, fue una de las motivaciones más importantes para que Irlanda quiera ir. Hicimos una gran amistad con él porque su perfil humilde, agradable… Pero ella lo conoció ahí, asique fue el primer encuentro entre ambos”. Sin dudas, ese evento será inolvidable para toda la familia de Irlanda. “Lo importante es que se sintió muy bien. Hasta le hicieron un reportaje. También, gracias a Sebastián, ella pudo conocer a Chad Wienen, otro piloto que admira mucho… Estaba enloquecida la verdad. Fue todo nuevo para nosotros e Irlanda terminó muy feliz”.

Si bien cada competencia realizada es un nuevo aprendizaje, la guerra de Villa Parque Síquiman destaca una carrera en particular como la mejor de su vida deportiva. “Creo que mi mejor carrera fue en la final del campeonato 2019, en Villa Carlos Paz. Ahí se definía el título, en un circuito cómodo y rápido, que es donde tengo mi mejor versión cuando corro. Más allá de los nervios que tenía, sabía que si andaba bien iba a ser tricampeona provincial. Y se me dio… Por suerte salió todo bien y fue un fin de semana muy positivo. Para mí fue un orgullo volver a ser campeona luego de una carrera dura pero muy linda”, rememora Irlanda.

Por supuesto, como le sucede a cualquier deportista, no todo lo que se adquiere son premios y estadísticas, sino que también hay lugar para la parte humana. “Hice muchas amistades en el quad y también con otros que tenían motos. Con mi grupo he compartido muchas juntadas y varios asados. Además, tengo una hermosa relación con otra mujer, Sabrina (Cagnone), que corría en otra categoría más avanzada que yo por ser más grande. Y, obviamente, también hice una amistad con Seba Molina: me encanta seguirlo en todo lo que hace y, además, me apadrina en lo deportivo”, añade la protagonista de esta hermosa historia de superación por medio del deporte.

Lógicamente, detrás de todo lo logrado por Irlanda hay un gran sacrificio familiar, de sus dos padres por igual. “Con 10 años, poder estar en medio de todo esto, que tanto la apasiona, es algo hermoso. La venimos luchando desde que es muy chiquitita y, con o sin mi esposo, subimos montañas y tiramos el tráiler (risas). A veces es muy complicado llevarla a algunos circuitos…. Nada fue fácil. Para nosotros fue un desafío diferente porque lo hacemos entre mujeres, ya que su papá viaja mucho por trabajo. Siempre decimos «Menos mal que hicimos todo eso para poder llegar al Enduro del Verano». Este fue su primer paso y espero que vengan más experiencias”, completa Soraya Barceló, que describió con lujo de detalles todo lo referente al mundo de su hija Irlanda, una tricampeona de apenas diez años y con un enorme futuro por delante.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *