Memorias de Campeonas: Florencia Guasconi

La última fecha del campeonato 2011 del Karting del Oeste no era un fin de año más en la vida de Florencia Guasconi: por cuarto año consecutivo, llegaba con chances de ser campeona dentro de la categoría 80cc “A”. Las tres definiciones anteriores no habían sido a su favor, por lo que ella asumía que esta nueva oportunidad no sería diferente… Pero lo fue… La historia de la consagración de Flor Guasconi en 2011, en este nuevo Memorias de Campeonas.

Chacabuco fue el epicentro del Coronación 2011 del Karting del Oeste, con Valentín Pergiovanni y Florencia Guasconi luchando por el título de la divisional 80cc. La de Baradero se mostraba fuerte en lo emocional, pero no se veía como campeona. “Imaginate, había perdido tres campeonatos: con Ezequiel Caviglia, con Manuel Pérez y con Axel Mediotte… ¿Quién iba a pensar que al cuarto lo iba a ganar? En ese momento me mostraba fuerte, sin querer mostrar debilidad, llorar… Encima, los tres campeonatos que me habían ganado fueron con el mismo motorista. Por eso, sentía como que el cuarto lo daban por ganado ellos y, la verdad, yo no me quería sentir humillada”, inicia Guasconi.

Lógicamente, la situación de ese momento con respecto a las mujeres en el deporte motor no era similar a la actual, y Florencia lo vivió en carne propia. “En ese momento era más fuerte el machismo que las mujeres, porque era raro ver a una mujer correr. Hoy en día, es totalmente distinto. Entonces, es como que yo, siendo la única mujer, no me quería sentir humillada. ¿Qué tonta, no? Pero bueno, en ese momento estaba orgullosa de todo lo que había logrado en tan poco tiempo y de ser tan protagonista”, apunta.

La baraderense hizo los deberes previos a la prueba final: ganar clasificación y serie. Sólo restaba que ganara la final… Pero no pudo, y todo quedó en manos de lo que suceda con su rival. “Venía primera hasta mitad de carrera y ahí me equivoco, quedo segunda y así terminé. Después de todos los festejos, me contaron que el que estaba peleando el campeonato conmigo (Valentín Pergiovanni) tenía que salir quinto y yo segunda para poder salir campeona. El cuarto (Nicolás Camera) era compañero de equipo de mi rival y pensábamos que iba a dejarlo pasar. Pero no, en la última vuelta salieron a la par después de la última curva, pero Nicolás fue cuarto, Valentín quinto y yo campeona…”

Para sus allegados, fue emoción pura desde el momento en que vieron que Pergiovanni había sido quinto. Pero, para ella, todo era desazón… “Cuando terminamos el pesaje, yo estaba re triste porque pensé que había sido subcampeona… Llegué al box, me saqué el casco, fui al baño con una toalla y me lloré la vida pensando que había sido subcampeona. Me lavé la cara y salí, tratando de no llorar adelante del público. Ahí me cruza Mauro Luna, un amigo de Baradero, y me dice «Felicitaciones, gorda, sos campeona». Yo lo miré como diciéndole «No me jodas», porque estaba enojada. Y, llorando, me dice «No, b*****, andá a averiguar, ¡sos campeona!»… Y me abrazaba y me daba besos diciendo que vaya a hablar con mi papá”, explica una ya emocionada Guasconi al recordar esos momentos.

En ese momento, y todavía en shock, salió en busca de su progenitor, con quien viviría otra situación emocionante. “La gente veía que estaba desesperada, y me felicitaban por el título, pero yo estaba en shock. Me voy para la recta, veo venir a mi papá corriendo y me abre los brazos y empieza a llorar. Y yo voy corriendo, me le tiro encima y me dice «Flor, somos campeones, somos campeones mi amor». Ahí me hizo upa y me giró en medio de la recta. Y bueno, lloramos los dos, la gente se dio cuenta y empezaron a aplaudir todos… Y yo lloraba nomás (risas). No sabía qué decir, no me lo esperaba. Igualmente, me acerqué a saludar a Valentín, y luego sí, me puse a festejar”, continúa la campeona 2011.

El cúmulo de emociones que le tocó atravesar en esa jornada le dio un matiz especial a la consagración de quien hoy es una reconocida manicura en Baradero. “No me lo esperaba al título y eso es lo más lindo. Cuando no te esperás algo, es como que la emoción se triplica o cuadriplica… Es mil veces mejor que cuando tenés asegurado el ganar algo. Lo que pasa es que, como ya había salido subcampeona tres veces, yo ya asumía que se había repetido el resultado. Nunca pensé que iba a salir campeona, jamás. Hasta el día de la cena, que dijeron Florencia Guasconi campeona 2011, no caía”.

Las personas que aportaron su grano de arena para hacer posible la obtención del campeonato fueron muchas y, por eso, Florencia de olvidarse de ninguna… “El agradecimiento es para todos: para aquel que me escuchó una sola vez; para aquel que me vio una sola vez; para el que me siguió en todas las redes sociales, en las notas, en la radio o en la tele; para aquel que ha estado siempre ahí: familiares, amigos, los sponsors que en ese momento me apoyaban…”

Pero hay una persona que lamentablemente hoy no está pero que significó una parte especial para el cometido de Guasconi. “El motor fundamental, más allá de lo físico, era mi preparador (Martín Gómez). La mente era él… La verdad que su sueño era salir campeón con una mujer; se sentía el doble de orgulloso en caso de hacerlo. Era un bocho con el tema de motores… Por suerte, antes de que se vaya, se lo cumplí yo, gracias a Dios. Es una pena que no esté para verlo”, concluye la protagonista de este segundo Memorias de Campeonas: Florencia Guasconi, campeona 2011 de la 80cc del Karting del Oeste.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *