Memorias de Campeonas: Marina Goicoechea

Si bien llegó al Coronación 2018 con 30 puntos de ventaja, sobre 59 que había en juego, la “Vasca” corrió esa última carrera como lo sabía hacer: dejando todo y más. Y la fidelidad a su estilo no le falló… En Ayacucho, la piloto de General Lavalle se convirtió en la flamante campeona de la clase N1 del Rally Mar y Sierras. Su brillante temporada 2018, en este nuevo Memorias de Campeonas.

El hecho de haber estado tan cerca de la consagración en 2017, fortaleció aún más a una de las grandes referentes femeninas del rally de la provincia de Buenos Aires. Es que en la temporada 2018 comenzó de la mejor manera: ganando el rally “Pagos del Tuyú” en General Madariaga. Pero las siguientes fechas no serían fáciles… “Después de ganar en Madariaga tuve dos abandonos, en Pila y Castelli, y recién pude recuperar puntos cuando gané la cuarta fecha, en General Las Heras. Ese triunfo fue importantísimo, porque además volví a quedar puntera del campeonato. Y, desde ahí, no la solté más”, empieza su recuerdo la “Vasca”.

A continuación, una seguidilla de podios: tercera en Ayacucho, segunda en Dolores y, para terminar de redondear un magnífico campeonato, la victoria en Ayacucho II y la esperada consagración en la clase N1. “Esa última carrera la corrí sin especular, yendo a todo o nada como siempre. El sábado estuvo muy peleada la punta con Seba Minasso (compañero de equipo) pero terminé ganando la etapa por cinco segundos. Y el domingo fui a fondo otra vez, pude sacar una ventaja y llevarme la carrera. Un domingo soñado”. Sin dudas que lo fue: Marina Goicoechea era la nueva campeona de la clase N1 del Rally Mar y Sierras tras ganar en su categoría y ser séptima en el clasificador general.

“La verdad que fue una alegría inmensa porque era algo que venía buscando hace tiempo y que se me había escapado por muy poco en 2017. Eso me llevó a auto-exigirme aún más en cada carrera y me permitió terminar así el 2018. Es algo único, sin dudas. Siempre le estaré agradecida a mi navegante Daniel, por lo meticuloso y exigente que es y será: marcándome los errores, que son los que nos hacen aprender y crecer cuando nos equivocamos; a Seba Minasso por aguantarme y enseñarme tanto; a Yiyi Laboritto por la atención; a toda mi familia y a todo el equipo por el apoyo y el trabajo; y a todos los sponsors que lo hicieron posible”, concluye la talentosa piloto de General Lavalle, Marina Goicoechea.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *